Calaverearte – Skeleton Art 2018

 

El texto en español por debajo

Arte y Cultura Xico A.C, a collective known locally as "Colectivo Xico Arte", is an offshoot of a local anthropological museum in the Valle de Chalco, a municipality located on the outskirts of sprawling Mexico City. In the collective, we create activities in which history and art combine to shed light on the roots of the community and strengthen the identity of its inhabitants. We mainly focus on children and teenagers through history workshops and the teaching of artistic techniques.

03__1544689788_85.76.77.21.jpg

We believe that it is important to continue fostering our Mexican culture and traditions. That is why the Day of the Dead, November 1st and 2nd, is so important for us. It is when we promote calaverarte, or skeleton art, which fuses pre-Columbian roots (the cult of the dead) with the Catholic tradition. For many Mexicans it is the biggest celebration of the year, even more important than Independence Day, Revolution Day, Christmas or New Year. The Day of the Dead is a date that everyone looks forward to, to share memories and love that we still feel for our deceased family members and friends.

People go to cemeteries to decorate the tombs and stay all day with their relatives. At home, offerings are made for the deceased. In our Museum, we celebrate them with legends, tours, music, costumes, art exhibitions and competitions.

Friday, November 26, 2018, 9:00 a.m.: Claudia, Rolas, Tania, Neri, Azaria and Genaro begin to prepare for the activities that will take place in the Community Museum of the Valley of Xico.

Some clean the art gallery while others prepare atole (a hot beverage made with corn flour) and pan de muerto (bread of the dead), some begin to light incense for the pre-Columbian offering. I prepare baskets with Mexican sweets and Day of the Dead t-shirts designed at the Museum to reward the winners of each competition. People begin to arrive while the boys from the School of Scientific and Technological Studies (CECyTEM) begin making mud sculptures just outside the museum.

Our first contest starts at 10:00 a.m. and features mud sculptures prepared by students from Rubén Jaramillo, Belisario Domínguez and CECyTEM II upper secondary schools. There are about 70 registered participants, but some visitors also decide to participate. Everyone is having fun. The faces of the children, youth and adults show their excitement as they shape the mud. Meanwhile, in the Museum, another 100 people examine the archaeological exhibits. At 12:30, the awards ceremony begins. The competition has been very close because the sculptures are very attractive and each has a different concept. After the awards, each team briefly explains what their work represents, and the contest ends.

06__1544689350_85.76.77.21.jpg

The atmosphere in the Museum is one of happiness. The visitors take pleasure in viewing the mud sculptures, the graffiti related to the Day of the Dead, and the stately hacienda where the museum is located. For the organizers, the experience is joyful but above all busy as we must take care of all the details, stirring the atole drink and preparing for the competition among the colorful catrinas and catrines, traditional skeleton costumes made from recycled material.

It is already 3:00 p.m., and time seems to move too fast. About 300 people have already come to visit us and participate in our activities. For a moment I worry that no one will come to the costume contest, but I soon I see that is not the case as children disguised as catrines and catrinas begin to arrive. There are 15 girls and boys with shy smiles, from 1 to 11 years old, hand in hand with their parents. The table is already set with baskets full of sweets, honey and T-shirts for the winners.

I go out to register the young participants, and in less than 20 minutes the awards are being handed out. Of course, we give all of them chocolates and a booklet that is sold in the Museum. In the end, all the parents are proud to see their children parading in front of the graffiti. It seems that they enjoy that moment more than the infants themselves.

16__1544688931_85.76.77.21.jpg

Excitement mounts as the inauguration of the photographic and painting exhibition in our gallery approaches. Tania Blancas Ávalos, the curator, thanks the people for their assistance. The artists of the Faro de Oriente arrive with small cupcakes in the form of catrinas and bottles of fig liqueur, a home-made drink.

The photography professor of the Lighthouse, Arturo Fuentes, "el Chato", cuts the red ribbon at the entrance to the gallery. The artists, in single file, are the first to enter, followed by a group of 6th graders from Reyes Heroles Primary School. I am nervous about the number of children entering the gallery and remind them that the works of art should not be touched and they should be careful not to lean against the decorated walls. Suddenly the gallery is nearly empty! Only some visitors remain observing the pictures.

Then the bread of the dead arrives. All the visitors are eager to try it. It is 4:00 p.m., and the atmosphere is very different from what we experienced in the morning. Most of the attendees are now adults and youth, some 500 of whom are packed into our small space. The students of the guitar workshop "Las Sombras del Museo" and the “Rock’n Rolas” band begin to set up their instruments for their 5:00 p.m. performance.

The fig liqueur is opened, and I offer the visitors a taste. By the time I have doled out at least 100 tastings, a total of 12 bottles stand empty, and my hand is already tired. My colleagues distribute the bread of the dead, coffee and the blessed atole drink that we all have worried about.

The line for food is endless. People do not mind waiting almost half an hour to receive bread of the dead stuffed with chocolate or ham and cheese. Those who distribute the food perform miracles so that there is enough bread, coffee and atole for everyone.

The children are delighted. This is really a party for the whole community of Valle de Xico. Most of the time we are standing, answering questions from our guests. It is madness to have almost 1,000 visitors in one day.

People eat, the music is already playing, and some hum along to the songs. Others begin to dance, talk with acquaintances or make new friends. We all enjoy the event in different ways, but at the same time we are all connected by the tradition of the Day of the Dead. It is beautiful to see all these people gathered together, enjoying an event organized by the community for the people of Valle de Xico.

Darkness begins to fall on the museum courtyard. The Chamber Orchestra of Valle de Chalco have already arrived with their instruments to play in the tour of legends. Little by little, my colleagues from the museum and I start to put on makeup, preparing everything for the big night. The tour, which takes place inside the manor, is a magical experience. Within the illuminated architecture, horror stories are told, scaring the clueless.

People start to enter the manor. The chamber orchestra is installed in one of the corners of the corridor that faces the courtyard. The tour begins with Death welcoming our visitors who, intrigued by what they see, take out their cell phones to record the moment. The farmer Iñigo Noriega appears screaming in pain and dragging his chains, accompanied by his children. The Matlacihuatl appears with a revolutionary, and a terrifying scream is heard accompanied by the song “La Llorona” (a Mexican folk song about a weeping woman). At the same time, a female devil appears with a golden pot, terrifying the visitors. "Rolas" appears as a black charro (a devil disguised as a handsome rider who seduces young women to ride on his horse into the fires of Hell). Finally, Death reappears, thanking all those present for attending and inviting them to return the next year.

It is already 8:00 p.m., the property is invaded by a large number of people who take pictures with the characters of the legends. Little by little the hacienda empties out as people leave. All my companions are tired but with happy faces, some struggling with their ailments and others, like the charro, still shouting their dialogues.

On these dates, it is customary in Mexico to continue partying all night among the graves, recounting anecdotes about the deceased or telling stories about life and death. That is why several colleagues stay to continue the party at the museum, accompanied by a guitar and the bread of the dead.

The walls and objects in the archaeological exhibits resound to music all night. The last tired voices are heard around 6:30 a.m. the next day.

 Azaria Castellanos Vargas

Community Museum of the Valley of Xico. Art and Culture Xico, 2018 A.D.


Calaverearte 2018

El Día de Muertos forma parte primordial de la cultura mexicana, tiene sus raices prehipánicas en el culto a los muertos, y se fusiona con la tradición católica, es para uchos la mayor celebración mexicana del año, por encima de la independecia, la revolución, la navidad y el año nuevo, es una fecha esperada por todos para compartir con nuestros familiares y amigos fallecidos, el amor y el recuerdo que aún les tenemos, la gente va a los panteones a adornar las tumbas y estar todo el día (1 y 2 de Noviembre) con sus familiares, en las casas se ponen ofrendas para los difuntos y aquí en el Museo se ha vuelto una tradición celebrar esta fecha con varios eventos para toda nuestra comunidad.

Es Viernes 26 y son las 9:00 am y los integrantes del Museo Comunitario del Valle de Xico (Claudia, Rolas, Tania, Neri, Azaria y Genaro) comienzan a prepararse para las actividades que habrá en el Museo.

Algunos en el Museo limpian la galería de arte mientras que otros preparan el atole y el pan de muerto, se comienza a prender el incienso de la ofrenda prehispánica que preparamos dentro del Museo, yo preparaba los premios que se darían en cada concurso los cuales eran unas canastas con dulces mexicanos y una playera de día de muertos que fue diseñada en el Museo. La gente comenzaba a llegar al igual que los chicos de la escuela CECyTEM II y se disponen a realizar su escultura de lodo justo afuera del Museo.

Nuestro primer concurso da inicio a las 10:00 am con esculturas en lodo elaboradas por parte de alumnos de las escuelas: Sec. Rubén Jaramillo, Sec. Belisario Domínguez y CECyTEM II. Son alrededor de 70 alumnos que participan en el concurso de esculturas en lodo, sin embargo comienzan a llegar visitantes que deciden participar también en el concurso. La atmosfera es de diversión, los rostros de los niños, jóvenes y adultos es de emoción al manipular el lodo con sus manos y mientras tanto en el Museo se encuentran alrededor de 100 personas viendo las piezas arqueológicas. A las 12:30 comenzamos la premiación la cual estuvo muy reñida porque la mayoría de las esculturas en

lodo eran muy atractivas y cada una tenía un concepto distinto, al final ganó en tercer lugar la Secundaria Belisario Domínguez con su escultura titulada “Taco”, el segundo lugar fue para un equipo del CECyTEM II con la escultura llamada “Frida” y el primer lugar fue para otro equipo el CECyTEM II con su obra de arte titulada “Azteca”. Después de la premiación cada equipo pasó al frente a darnos una breve explicación de lo que quisieron representar con su escultura y con eso finalizó el concurso.

El ambiente en el Museo era de felicidad para los visitantes puesto que ver desde la entrada esculturas en lodo, grafitis relacionados con el día de muertos y ver la majestuosa Hacienda era una experiencia agradable, pero para nosotros como organizadores se vivía de forma alegre pero sobre todo apurada, cuidando los detalles, moviéndole al atole, preparando el siguiente concurso que era el de Catrinas y Catrines de material reciclado y quiero mencionar que solo se premió a dos catrinas ya que la mayoría había rebasado el tamaño y por lo tanto quedaron descalificadas pero me saltaré los detalles porque como mencioné antes cada uno estaba solucionando situaciones como atender a los 200 visitantes que se encontraban en el Museo, cuidar que estuviera a tiempo la comida, etc. Y es por ello que no pude presenciar aquel concurso.

15__1544707116_85.76.77.21 (1).jpg

Ya eran las 3:00 pm y parecía que el tiempo no rendía. Dentro del Museo y afuera teníamos alrededor de 300 personas que venían a visitar y participar en nuestras actividades. Los niños disfrazados de catrines y catrinas comenzaban a llegar, debo mencionar que por un momento pensé que nadie llegaría al concurso de disfraces, ya que fue una convocatoria abierta al público, me equivoqué llegó gente y eso realmente animaba, eran alrededor de 15 niños y niñas de 1 año hasta 11 años que venían de la mano de sus padres con esa sonrisa tímida y preguntando si era el lugar correcto donde se iba a realizar el concurso, la respuesta siempre era. -¡Sí, claro bienvenidos! La mesa ya estaba puesta con las canastas llenas de dulces, miel y la playera “del evento”. Salí a registrar a los pequeños participantes y en menos de 20 minutos comenzó la premiación, claro que a todos les dimos un chocolate y un cuadernillo de los que se venden en el Museo. Al final todos los padres estaban orgullos de ver a sus pequeños hijos desfilar frente a los grafitis a veces parecía que los padres disfrutaban más aquel momento que los mismos infantes.

El momento esperado por los artistas del Faro de Oriente se venía acercando ya que era la inauguración de la exposición fotográfica y de pintura en donde ellos eran los ue exponían en nuestra galería, la curadora de la exposición fue Tania Blancas Ávalos. El pan de muerto llegó todos los visitantes se morían del antojo muchos ansiosos por probarlo o preguntando si los íbamos a vender, la respuesta siempre era: -No se venden son los bocadillos que se darán en la exposición. Ya eran las 4:00 pm y la atmosfera era muy diferente a la que se vivió en la mañana porque la mayoría de los asistentes ahora eran adultos o adultos jóvenes Para este momento ya eran más de 500 personas las que se encontraban en nuestro pequeño espacio. Los alumnos del taller de guitarra “Las Sombras del Museo” y el grupo Rock n ́ Rolas llegaron y comenzaron a instalar todos sus instrumentos mientras daban inicio sus presentaciones a las 5:00 pm. Se escuchaba la voz de Tania agradeciendo a la gente por su asistencia y sobre todo mencionaba su agradecimiento con los artistas del Faro de Oriente quienes ya habían llegado y con ellos traían pequeños cupcakes en forma de catrinas y una caja de botellas que contenían licor de Higo, una bebida artesanal.

El listón rojo que estaba atravesado en la entrada de la galería fue cortado por el profesor de fotografía del Faro, Arturo Fuentes “el Chato”. Los artistas fueron los primeros en ingresar en fila india a la galería y posteriormente un grupo de 6to de la primaria Lic. Reyes Heroles. Yo tenía los pelos de punta al ver la cantidad de niños que entraban a la galería y les recordaba que las obras de arte no se tocaban y que tuvieran cuidado de no recargarse en los muros de la galería y sobre todo les pedía a los padres de familia que estuvieran al pendiente de sus hijos y siguieran formados en fila. Claro que algunos padres sí acataban las indicaciones mientras que otros sobre todo las mamás no les interesaba y rompían la formación lo cual era muy molesto. Al final la galería se desocupó y soló algunos visitantes seguían viendo las fotografías.

La caja del licor de higo se abrió y me pidieron que ofreciera a los visitantes una degustación. Fueron alrededor de 12 botellas y al menos 100 degustaciones las que ofrecí, mi mano ya estaba cansada, por otra parte mis compañeras repartían el pan de muerto, café y el bendito atole que a todos nos tenía preocupados. La fila para los alimentos era interminable. A la gente no le importaba esperar casi media hora para recibir un pan de muerto relleno de chocolate o de jamón con queso aparte quienes repartían la comida hacían milagros para hacer que el pan, café y atole rindiera para todos. Los niños estaban encantados, realmente era una fiesta para la comunidad de Valle de Xico. La gente que repartía pan estaba atareada, creo que jamás en su vida habían visto tanto pan y sobre todo tener que repartirlo, la mayoría del tiempo estuvimos parados, dando respuestas a las preguntas de nuestros invitados, corriendo, realmente era la locura tener en un día a casi 1000 personas en un solo lugar.

La gente comía, la música ya estaba y algunos tarareaban las canciones, otros comenzaban a bailar y otros tantos solo están platicando con sus conocidos o haciendo amigos. Todos los que estábamos en este gran evento lo disfrutábamos de formas distintas, pero al mismo tiempo todos conectados por una tradición. Era bello ver a toda esa gente reunida disfrutando de un evento organizado por el Museo y el Colectivo de Arte pero sobre todo organizado por la misma comunidad de Valle de Xico para la gente del municipio.

La obscuridad comenzaba a inundarnos en el patio del Museo y los compañeros de la Orquesta de Cámara ya habían llegado con sus instrumentos para tocar en el recorrido de leyenda. Mis compañeros del Museo y yo decidimos ir poco a poco maquillándonos y preparando todo para la gran noche de recorrido de leyendas. Este evento se realiza al interior de la hacienda lo cual se vuelve una experiencia mágica al ver la arquitectura de la hacienda de noche, escuchar relatos de miedo y sobre todo asustar a los despistados que andaban viendo la hacienda.

La gente comenzó a entrar a la hacienda y se encontraron con la Orquesta de Cámara ya instalada en una de las esquinas del pasillo que da al patio. El recorrido inicia con la muerte dando la primera actuación y bienvenida a nuestros visitantes que intrigados de lo que verán sacan sus celulares para grabar aquel evento.

32__1544707506_85.76.77.21.jpg

Iñigo Noriega aparece encadenado y grita de dolor arrastrando sus cadenas, los hijos del hacendado Iñigo aparecen, la matlacihuatl aparece junto con el revolucionario y un grito aterrador se escucha acompañado de la canción de la llorona y con esta misma canción entra la diabla con la olla de oro que aterra a todos los visitantes. Parece que estamos en el mismísimo infierno y para finalizar aparece la estrella de Rock “Rolas” quien interpreta al charro negro. La muerte aparece agradeciendo la presencia de los asistentes e invitándolos para el próximo año.

Ya eran las 8:00 pm, la hacienda está invadida por una gran cantidad de asistentes que se tomaban fotos en sus columnas, otros tantos se tomaban fotos con los personajes que interpretaban cada una de las leyendas y así es como poco a poco la gente se va, dejando ahora vacía la hacienda. Todos mis compañeros se ven cansados sus rostros felices pero también fatigados con sus achaques y otros tantos como el charro siguen gritando sus diálogos. La noche siguió para muchos ya que se quedaron a seguir la fiesta en el Museo. La música siguió con los que se quedaron. Las paredes y piezas arqueológicas escucharon trova toda la noche y se dejaron de escuchar aquellas voces cansadas hasta las 6:30 am del día siguiente.

Azaria Castellanos Vargas.

Museo Comunitario del Valle de Xico. Arte y Cultura Xico, A.C. 2018

 
Azaria Castellanos Vargas